Guardianes de Semillas

Guardianes de Semillas: Sembrando Autonomía
Sin semillas no hay producción de alimentos. Desde tiempos ancestrales y en todo el planeta, millones de familias y comunidades agrícolas #GuardianesDeSemillas han trabajado para criar y cuidar miles de variedades de cultivos. Las semillas nativas son un “patrimonio” heredado dentro de las familias campesinas, y circulan en las comunidades generación tras generación. Estos procesos productivos, sociales y culturales asociados a las semillas propias han dotado al mundo campesino de la posibilidad de mantener espacios de autonomía y resistirse a ser controlado por las multinacionales.

 

La serie GUARDIANES DE SEMILLAS se inicia en el 2019, fruto de un trabajo conjunto entre la Fundación Rosa Luxemburgo, el Colectivo Audiovisual Vaca Bonsai, y diversas organizaciones que se fueron sumando a ser parte y construir colectivamente un registro de experiencias que relatan – en un minuto – la diversidad de formas de resguardo de semillas a lo largo de todo el país, y la centralidad de las guardianas y los guardianes en el camino hacia la Soberanía Alimentaria. Este año la serie suma tres capítulos más: una experiencia en el norte de Misiones que nace en el calor de la lucha por la tierra en los primeros años del 2000, y se transforma en una cooperativa hoy referente en la producción y venta de semillas criollas en toda la provincia. Y dos experiencias en ciudades, con el objetivo de rescatar guardianes urbanos de semillas. En las ciudades, cada vez más personas comparten saberes buscando transformar sus espacios de vida, sus alacenas, decidir sobre su alimentación. En macetas, balcones, terrazas, veredas y patios, producen alimentos y semillas, abonando el camino hacia la soberanía alimentaria.

El Reciclador Urbano – Buenos Aires, Argentina.

“Unx revolucionarix primero, tiene que producir su propio alimento”, nos dice El Reciclador Urbano, quien en el barrio de Chacarita, en su terraza de 60 m2, lleva adelante una tarea pedagógica para mostrar que es posible producir nuestros alimentos y transformar nuestros espacios de vida. Reciclar, compostar, producir. Cualquier ciudad, cualquier lugar, por más chico que sea, puede albergar una semilla.


Cooperativa El Amanecer – Pozo Azul. Misiones, Argentina.

La CCTA-MTE nace en el calor de la lucha por la tierra en el norte de Misiones, en la emblemática región de Pozo Azul, y desde hace 20 años producen, venden y resguardan semillas criollas de forma cooperativa. La conquista de la tierra en el año 2004 con la Ley de Arraigo y Colonización permitió el fortalecimiento de la organización, transformándose en un importante referente de la producción y comercialización de semillas criollas en toda la provincia. La lucha por las semillas es tan central como la lucha por la tierra, porque “a través de la semilla vivimos”.


 

Casa de Semillas La VientoSur – Merlo. Provincia de Buenos Aires.

En plena ciudad del conurbano bonaerense, la *Casa | Biblioteca de Semillas La VientoSur* es un espacio en el que diversos grupos y personas comparten saberes buscando transformar sus espacios de vida, decidir sobre su alimentación y aportar a la soberanía alimentaria a partir del rescate, resguardo e intercambio de semillas. En macetas, balcones, terrazas, veredas y patios, producen alimentos y semillas adaptadas a las condiciones locales y a sus prácticas culinarias.


En 2019 Misiones fue declarada “Capital Nacional de la Biodiversidad”, y paradójicamente, este mismo año comenzó a implementarse el Plan Maizar, que busca incorporar 235.000 ha al cultivo de maíz transgénico. Un salto gigantesco que se basa en una contradicción: la propuesta de una agricultura familiar basada en el “agronegocio”.

Los transgénicos atacan directamente a la agrobiodiversidad local, forman parte de paquetes tecnológicos basados en plaguicidas que envenenan el suelo, el agua y el aire, poniendo en riesgo la salud y la vida de los animales. de las plantas y de las personas. Pero fundamentalmente, son el instrumento estratégico del gran capital para apropiarse y controlar la producción de alimentos.

Cuidemos la semilla criolla y nativa: sembremos autonomía.


ÑANGAREKOA KUERY MA’ÊTÝRÃRE (GUARDIANES DE SEMILLAS): PUEBLOS DEL MAIZ

Para la defensa de la biodiversidad en Misiones, la preservación y rescate de las semillas guaraníes tiene una importancia central. Las comunidades no sólo sufren persecución, sino también desalojos, la deforestación de su selva, y muchas han perdido sus semillas nativas.

Para estos pueblos las semillas son mucho más que un recurso productivo: son Pueblos del Maiz. Conforman una unidad con su identidad, sus cuerpos y sus modos de vida. Las semillas son parte constitutiva del Teko porã jaguata javy yvy marãe’ỹápy (Buen Vivir hacia la Tierra sin Males). Si se pierden las semillas, desaparecen la cultura y las comunidades. Defenderlas, es defender la vida de todos.


En Misiones, la actividad hegemónica del sector foresto industrial provoca la pérdida de biodiversidad, contaminación y erosión de los suelos. Pero al mismo tiempo, el sector campesino y las comunidades indígenas desarrollan una economía muy diversificada para el autoconsumo y el mercado como el tabaco, granos, yerba mate, té, mandioca, ganadería vacuna, granja, hortalizas, frutas entre otras. En Misiones se juntan, de forma paradigmática, el centro de un complejo escenario regional y una extraordinaria diversidad de semillas criollas, en una zona de triple frontera que comparte un ecosistema productivo con Paraguay y Brasil.

Las semillas han traspasado las fronteras políticas, como práctica habitual de las comunidades indígenas y campesinas, que favorece la diversidad de sus cultivos. Estas prácticas cuestionan profundamente los marcos legales de los Estados para el control de las semillas. La biodiversidad es patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad. Está en manos de los Guardianes de Semillas.


https://youtu.be/sb5GWymDkuw

Mientras la agroindustria en Misiones, Argentina provoca la pérdida de biodiversidad y erosión de los suelos, el campesinado y las comunidades indígenas resisten en el cuidado de la agrobiodiversidad puesta al servicio de la soberanía alimentaria y el arraigo en el campo.
Las semillas traspasan fronteras, se entremezclan en las culturas de la tierra y florecen en la diversidad de sus cultivos.
Están en manos de los #GuardianesDeSemillas, que nos invitan a conocer su mundo a través de la lente de VacaBonsai Colectivo Audiovisual en colaboración con la Fundación Rosa Luxemburgo y la RAOM (Red de Agricultura Orgánica de Misiones).